sábado, 2 de mayo de 2015

Política estratégica de Dirección y Desarrollo

Definir una política estratégica de formación y desarrollo debe incluir las siguientes entidades: empleado, manager y empresa además de un entorno propicio, una cultura diversa, visionaria y abierta, con prácticas de dirección y desarrollo no excluyentes y un liderazgo orientado a la acción.

Cada empleado es responsable de su propio desarrollo, identificando sus competencias críticas y sus aspiraciones de promoción, concretando maneras de aprender y de cómo quiere hacer su trabajo: significativo y útil.

Cada manager debe proporcionar guías, oportunidades y apoyo a sus empleados, ser un ejemplo a seguir, fomentando un compromiso de equipo para la superación de retos profesionales permanentes.

Cada empresa es motor de impulso de una cultura de innovación y mejora continua donde el trabajo se hace bien a la primera y no hay opción de error, esos fundamentos de comportamiento en el trabajo diario se expresan en la visión y valores de la empresa así como en su código de conducta y liderazgo.

Algunos indicadores para medir el impacto de ejecución de nuestro plan son los siguientes:





No hay comentarios:

Publicar un comentario